miércoles, 29 de octubre de 2014

Alcanzar la libertad financiera es posible

Trabajar duro por dinero es hoy en día de lo más común y por lo mismo parece de lo más normal. Pero en realidad alcanzar la libertad financiera no debería ser sólo para unos cuantos, debería ser un objetivo alcanzable para todo el mundo.

Cuando alguien se quita la válvula de presión diaria del dinero —de tener para pagar renta, colegiatura, gasolina, etcétera—, puede ver todo con más serenidad y ubicar su verdadero objetivo, su misión en esta vida.
Ello porque la verdadera riqueza no es sólo económica, sino que también se trata de la tranquilidad de despreocuparse por el dinero y enfocarse en lo que realmente le interesa: en las personas, en fomentar sus relaciones, en cuidar su salud, en lograr una mejor calidad de vida y en dedicarse a lo que realmente le apasiona. Así lo considera Alejandro Saracho, un empresario que a sus 36 años alcanzó la libertad financiera y decidió dedicarse a compartir su experiencia y las herramientas que encontró en su camino para conseguir la tranquilidad en lo económico y no tener que seguir trabajando duro sólo por dinero.

En ese sentido, Saracho expuso que el dinero no es un fin, es un medio que lo lleva a ser más quien realmente es. “Cuando tiene dinero puede ser una mejor persona o una peor persona, porque es como un amplificador”.
Está convencido que si le ayuda a la gente a hacer a un lado sus presiones financieras, implícitamente los está apoyando para alcanzar su razón de existir. Lo hace mediante seminarios, cursos crear pagina web y ahora a través del libro Reconfiguración financiera, cuya presentación fue el 24 de julio en la ciudad de México.
“La razón que tengo de existir es guiar a las personas a mejorar sus finanzas personales”, declaró.
Saracho, cuya trayectoria lo ha llevado a convertirse en mánager de empresarios y personas que buscan emprender, padeció carencias económicas de pequeño, pero ya en su carrera profesional logró generar negocios redituables por lo que, aseguró, tiene probadas técnicas funcionales.
“Una vez que logré alcanzar la libertad financiera ubiqué mi razón de existir y la ligué a mi empresa”, acotó.

Fundó hace tres años la empresa Abundantia Training, cuya misión es transformar positiva y financieramente la vida de un millón de mexicanos de aquí al 2016.
Precisó que tiene de 20 a 30 dinámicas de transformación para impartir en cada seminario, en las cuales pone a las personas en escenarios donde deben tomar decisiones y darse cuenta si las tomó bien o no, y en ese momento detecta cuál es su programa y cómo cambiarlo. De eso se trata lo que él llama reconfiguración financiera. Lo hace mediante técnicas de programación neurolingüística, a veces, y con otras dinámicas y herramientas.
Su meta de este año es poder enseñar a 50,000 mexicanos el sistema metodológico que desarrolló.
Para ello, cada bimestre imparte el curso Reconfigura tus Finanzas, donde mediante su sistema ya probado y que ha afinando en los últimos años con capacitaciones tomadas en diferentes países, enseña a la gente a clarificar cuál es su número de libertad financiera, primero , y después los ayuda a definir y estructurar sus gastos para que tengan claridad de cuánto le cuesta su vida.

“No es que su vida tenga un valor económico, sino cuánto dinero necesita para que viva un mes más”, enunció.
Por otro lado, Saracho ayuda a cada persona a definir dónde está su punto de partida y cuál es la reconfiguración de sus finanzas que debe ejecutar para alcanzar la libertad financiera, así como ubicar cuáles son aquellos programas mentales que le están generando a la persona sus resultados hasta la fecha.
El esquema que Saracho ensambló es como un mapa de riqueza entre estados financieros, flujo de efectivo y balance general. Todo lo que se hace para una empresa, pero en este caso aplicado a las personas.
CRÉDITO: 
 Maribel Ramírez / El Economista